¿Estás atorado?


¿Has sentido como que estás atorado y no puedes avanzar por más que quieras?

¿Cómo si estuvieras limitado, frustrado a encerrado en una vida que realmente no te llena, no te satisface como te gustaría?

¿Te gustaría que esa sensación de frustración y limitación cambiara…? ¿Qué pudieras volver a sentir esa chispa de vida? ¿Sentir que no hay límites para sentirte pleno? ¿Pero te sientes doblemente frustrado pues tampoco sabes cómo lograr eso?

El secreto reside en reconectar con nuestra creatividad… con esa creatividad que no hemos ni explorado, ni explotado… Esa creatividad que no necesariamente se traduce en ser un artista o un escritor, sino que se refiere a esa vida creativa y sin límites que empieza a manifestarse cuando conectamos con la energía que proviene de nuestra Fuente, con F mayúscula, esa energía que nos hace sentir renovados y llenos de vida y que nos guía a una nueva luz, y que nos permite sentirnos vivos de verdad… como en realidad estamos aunque aparentemente no lo sintamos… Y ese es el comienzo del camino para “desatorarnos”.

Como ya he comentado en otras cápsulas, el cambio empieza por estar presentes en nuestras vidas y acreditar en dónde estamos en este momento… sin juzgarnos… ni bueno ni malo… sólo percatándonos de nuestro momento actual…

Después vamos a imaginar que así como nuestras células se están renovando constantemente, de la misma forma nuestras vidas se pueden renovar en muchos niveles cuando nos permitimos sentir que el momento presente es un lugar sin límites… Cuando tomamos responsabilidad de nuestro lugar actual, así como del nuevo lugar al que podremos llegar si imaginamos nuestra historia de otra manera.

Y por extraño que parezca, el tomar no sólo conciencia sino responsabilidad por el lugar en el que estamos y al que queremos llegar a veces nos asusta y encontramos mil excusas para no emprender ese viaje fascinante de transformación. En verdad se requiere valor para dejar los viejos patrones y abrirnos a lo nuevo, aunque esos viejos patrones sean dolorosos y se sientan como una prisión.

Seamos honestos con nosotros mismos, pues parte de este inicio de transformación requiere que seamos sinceros y que ya no queramos estar en el papel de las víctimas a las que todo les pasa y a quienes todos les hacen cosas terribles. Nuestro proceso de transformación está sólo aguardando que demos un paso adelante, con valor y determinación.

Una vez que acreditamos cuál es nuestro punto de partida y que deseamos salir de ese lugar, entonces vamos tomando conciencia de que sólo dejando ir el pasado, que es lo que nos mantiene atados o atorados a viejos patrones, es que podemos empezar a sentir esa maravillosa expansión que viene de la totalidad de nuestro ser. Esos viejos patrones conocidos y a los que ya estamos acostumbrados son la clave para desatorarnos. Al reconocerlos y dejarlos ir, empezamos a vivir desde nuestra fuente de creatividad, y nos permitimos percibir, experimentar y participar de la vida con una sensación renovada. Los cambios que tanto anhelamos ahora empiezan a sucederse de una manera gozosa. Al expandir nuestra conciencia, el cambio llega con rapidez.

Y, una vez que nos hemos hecho conscientes de en donde estamos, una vez que nos hacemos responsables de nosotros y empezamos a vivir desde nuestra verdad y nuestra sabiduría interna, entonces lo que sigue es que empezamos a compartir con otros, empezamos a prodigarnos y a extender nuestro bienestar a la gente que nos rodea… Y somos parte de una cadena de amor y de sanación muy poderosa. Y así se va cerrando la brecha entre sentirnos atorados y ser libres y dichosos.

Si esta entrada te gustó y crees que a alguien más le pueda servir, no olvodes compartirla.

#atorado #progreso #responsabilidad

27 vistas

Mónica del Valle

PsicoNutrición-México

Nourishing Psychology

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • w-googleplus