La zorra y el tigre


Una zorra que vivía en lo más profundo del bosque había perdido sus patas delanteras. Nadie sabía cómo había ocurrido, tal vez al escapar de una trampa.

Un hombre que vivía a las orillas del bosque habiendo visto a la zorra en algunas ocasiones se preguntaba cómo le haría para alimentarse. Un día en que la zorra no estaba lejos de donde se encontraba necesitó esconderse al ver que un tigre se aproximaba. El tigre traía en el hocico una pieza recién cazada. Se echó al piso y devoró su parte y luego dejó una porción a la zorra.

De nuevo al día siguiente, el gran Proveedor del universo mandó comida a la zorra por medio del mismo tigre. El hombre comenzó a pensar:

Si de alguna manera misteriosa hay un Poder Superior invisible que se está ocupando de alimentar a la zorra, ¿qué tal que me tiro en un rincón y dejo que también mis alimentos sean provistos de la misma manera?

Como el hombre tenía mucha fe, dejó pasar los días esperando su comida. No ocurrió nada. Perdió peso y vigor hasta quedar convertido casi en un esqueleto.

Casi a punto de perder la conciencia escuchó una voz que le decía:

“Has errado el camino… ahora has de ver la verdad… Debiste haber seguido el ejemplo del tigre en lugar de imitar a la zorra lisiada.”

Una historia de Massud Farzan.

Te invito a reflexionar:

¿En qué medida te sientes como la zorra lisiada?

¿En qué medida te sientes como el tigre?

¿De quién crees que es la “Voz” en esta historia

¿Qué opinas de que la zorra siga viviendo de esa manera?

¿Quién a tu alrededor es como la zorra? ¿Y quién es como el tigre?

¿En qué media esta historia te invita a reflexionar y acaso a hacer un cambio en tu vida?

Tomado de la página de Chris Cade

#reflexión #zorraytigre #Providencia

38 vistas

Mónica del Valle

PsicoNutrición-México

Nourishing Psychology

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • w-googleplus