Pon equilibrio en tu vida


Vives sin tiempo para nada. Quizás ahora con el encierro en casa, debido a la pandemia, has podido recuperar un poquito de ese tiempo (al menos ya no pierdes horas en el tráfico). Sin embargo, es probable que aún estés saturado con múltiples obligaciones; algunas habrán cambiado, como las clases vespertinas de los hijos, por el tiempo que has pasado en línea ayudándoles con la tarea, por ejemplo.

Pero aún y con estos cambios en tu rutina, todavía te sientes abrumada ante todas las obligaciones a las que te enfrentas día a día, y que al parecer, consumen tu tiempo, por no hablar de tu energía, y sientes como si tu vida pasara frente a ti sin apenas poder ser partícipe de ella.

Y es que esto es lo que sucede cuando no tienes equilibrio en tu vida. Todo se limita a cumplir una serie de obligaciones, algunas de ellas auto impuestas, que no te permiten disfrutar.

Existen personas que, equivocadamente, piensan que tener balance en su vida es trabajar de 9 a 6, llegar a casa, convivir escasos minutos con su familia y dedicarse a las labores del hogar. ¿De verdad eso es vida?

Si te fijas bien, salvo esos pequeños minutos de convivencia, todo son obligaciones. Y sí, ya sé, me dirás: “es que las cosas no se hacen solas. Aún no tengo el poder de princesa de Disney, para que lleguen los animalitos del bosque a ayudarme”. Y estoy de acuerdo contigo, pero, si quieres tener una vida más armónica y en la que te sientas feliz de verdad, vas a tener que hacer algunos ajustes.

Para lograr ese equilibrio que te va a dar esa vida que deseas, necesitas enfocarte en tus VOCES. Y no, no me refiero a escuchar a la loca de la casa, esa voz interna que te llena de descalificaciones y de “deberías de” y "no deberías de”; tampoco esas voces que te incitan a salvar al Delfín (como a Juana de Arco).

Las VOCES es un acrónimo de 5 áreas de tu vida que debes escuchar y atender para poder encontrar equilibrio en tu vida. Está pensado en forma de acrónimo para que puedas recordarlo fácilmente, además de que, si llevas tiempo siguiéndome, sabrás que me encanta utilizarlos.


VOCES está compuesto por:

  • Vincularte

  • Obligaciones

  • Crecimiento

  • Emergencias

  • Sueño

1.- Vincularte con los demás


Somos seres sociales y necesitamos de nuestra tribu para sobrevivir.

El problema es que, a diferencia de nuestros muy lejanos antepasados que todo lo hacían con la misma tribu, nosotros pertenecemos a distintos grupos durante el día.

En primer lugar, está nuestra tribu familiar, como sea que esté compuesta nuestra “familia” nuclear. Aquí no me refiero a tíos, primos y demás familia más lejana, a la cual también les deberemos abrir un espacio, aunque con menor frecuencia. Por familia nuclear me refiero a tu pareja e hijos, si los hubiera, independientemente que no vivas con ellos (lo cual complica un poco más los tiempos). Pero también puede ser el caso de que vivas con amigos, los famosos roomies, y ellos serían tu familia nuclear.

La segunda tribu, con la cual pasamos gran parte de nuestro tiempo, son los compañeros de trabajo. Es cierto que mientras más grande sea la empresa, más pequeñas tribus habrá, ya que será imposible tener amistad con todos. Tendrás que encontrar un espacio para convivir con ellos fuera de la relación laboral.

En el tercer puesto se hallan el resto de tus tribus: compañeros de escuela, de la universidad, familiares lejanos, en fin. Con ellos, como ya señalé antes, no es un trato de cada día, pero requieren de tu atención cada cierto tiempo.

2.- Obligaciones

Aquí entran todos tus “tienes que”. El trabajo o la escuela, las clases extras, la limpieza de la casa, ir al banco, las compras del súper. Todo aquello que TIENES que hacer.

Si te sientes abrumada/o en tu vida es probable porque llenas tu día con obligaciones. Es muy pesado estar haciendo cosas que te pueden agradar o no, pero que sabes que no tienes opción mas que hacerlas, a menos, claro, de que estés decidida/o a afrontar las consecuencias de su incumplimiento. Si no trabajas, te corren; si no lavas los platos, no vas a tener en dónde comer o te puedes enfermar si comes en los platos sucios; si no haces las compras, no tienes qué comer o te gastas más dinero al pedir cosas a tu casa.

Es obvio que este rubro ocupará más tiempo que los otros. Equilibrio no es dividir las horas del día entre 5 y dedicarles el mismo tiempo. Equilibrio es encontrar un tiempo para hacer las cinco áreas.

3.- Crecimiento


Y aquí hay un gran número de posibilidades. Puedes tener crecimiento profesional, al prepararte en aprender más de temas relacionados al trabajo.

Puede ser crecimiento intelectual, el cual lo obtienes al leer, ver películas, tener un pasatiempo. Mucha gente cree que al hacer cualquiera de estas cosas está perdiendo el tiempo y se niega a estar de ociosa, pero están equivocadas. Todo esto te permite tener un bagaje cultural muy amplio que enriquece tu vida y te trae tranquilidad.

También está el crecimiento personal o espiritual, que te lleva más allá de tu plano terrenal, permitiéndote tener una vida más relajada y feliz, en la que te sientes una persona auténtica. Meditaciones, asistir a las reuniones de tu culto, o cursos de desarrollo personal.

4.- Emergencias

Si manejas tu agenda demasiado apretada, es lógico que cualquier imprevisto trastorne tu día, generándote estrés y dejando ese sentimiento de descontrol.

Es mejor dejar pequeños huecos, a lo largo del día, para emergencias: que si hubo más tráfico del habitual, por si la junta se alarga o tu tía se cayó de las escaleras. Si no usas esos tiempos “muertos” al menos podrás utilizarlos para dar un paseo, avanzar en ese libro que estás leyendo o hacer una meditación.

5.- Sueño


Un adulto sano debe dormir entre 7 y 9 horas para descansar bien. Habrá algunos casos especiales que necesiten una hora menos, una más que ese rango. Pero lo que es un hecho, es que todos necesitamos dormir para reparar el desgaste que sufre el cuerpo.

Dormir no es una pérdida de tiempo. Importantes tareas de regeneración celular se dan durante este tiempo.

Hay personas que dicen “No seas holgazán, ya tendrás mucho tiempo para dormir cuando te mueras”. Al respecto, muchos estudios recientes han respaldado que el no dormir acelera tu muerte. Así que, en efecto, vas a tener que descansar en un plazo muy corto, por las buenas o por las malas, como dicen las abuelas. Tú decides si quieres despertar de ese sueño o no.

Si analizas las cinco áreas, verás que, entre el sueño y las obligaciones, se te va poco más de 2/3 partes. Es justo ese tercio restante el que le dará significado a tu vida. Si quieres una vida más vibrante, que te anime a despertar cada mañana, elige bien cómo vas a utilizar tu tiempo.



Y si ya tienes el interés de trabajar en obtener esa vida que deseas, pero te detiene el hecho de no saber exactamente qué camino tomar, entonces haz click aquí. Te mostraré mi curso en línea ¡Otra Oportunidad!, en donde aprenderás una serie de pasos para alcanzar ese cambio que te llevará más allá de lo que ahora vives, que quizás no sea malo, pero que tú sabes que puede ser mucho mejor. Sal de tu zona de confort y transfórmate en la persona feliz y relajada que ansías ser. Si tú no cambias, siempre vas a encontrar motivos para no estar a gusto.

#bienestar #zonadeconfort #equilibrioentuvida #tranquilidad #DesarrolloPersonal

1 vista

Mónica del Valle

PsicoNutrición-México

Nourishing Psychology

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • w-googleplus