Psicología Espiritual


En el post anterior hablamos de la importancia de ver a la psicología como más que sólo la mente y los sentimientos, más que sólo los sentimientos y los comportamientos… e introdujimos el término Psicología Espiritual que tiene cuatro perspectivas que nos permiten ver las cosas desde otra óptica:

En primer lugar, con la aproximación de la Psicología Espiritual entendemos que no estamos mal y no necesitamos que nos compongan. Sabemos que podemos sufrir o sentir dolor, pero no estamos “descompuestos”. Podemos haber sido heridos y necesitar sanar, pero la psicología Espiritual va por un camino de compasión que nos ve como seres integrales y nos ayuda a conectar con ese lugar de paz y claridad.

La segunda perspectiva es que la Psicología Espiritual sostiene que la realidad de lo que somos es más que nuestra biología. Nuestros cuerpos son brillantes, de verdad. La inteligencia de nuestras células y nuestras moléculas y el poder de cada sistema de nuestro cuerpo, es sorprendente. Sin embargo, cuando nos percibimos como mera biología, como el simple conjunto de células y moléculas, o peor todavía como una máquina, estamos subestimando nuestra habilidad y poder como seres humanos.

La psicología Espiritual acredita la habilidad que tenemos para sanarnos cuando conectamos con un nivel espiritual mayor y con mayor profundidad de alma. Al trabajar nuestra conexión con lo divino, con nuestra alma, y confiamos en el sostén de algo más allá de nosotros, podemos ser partícipes de nuestra sanación en muchos niveles.

La tercera perspectiva nos dice que acreditemos y honremos nuestra necesidad natural de evolucionar y crecer. Tenemos una tendencia natural a aprender y a cambiar. Vamos a entender que no es necesario forzar nada cuando se trata de ayudar a que progresemos. Lo único que necesitamos es compasión, apoyo y guía, y nos abriremos a la expresión de nuestro pleno potencial.

La cuarta perspectiva nos invita a ver todos los retos o problemas que enfrentamos como lecciones de vida, como lecciones de alma. Se trata de poder confiar en nuestro camino de crecimiento y de cambio y eso requiere que tengamos la perspectiva de que, a través de cada reto que nos pone la vida, se nos está dando la oportunidad para aprender y evolucionar.

El problema al que hoy nos enfrentamos es una lección de alma, es una oportunidad para entender y aceptarnos de manera más profunda y vivir de una forma más plena. Es importante que vayamos más allá de lo aparente y que lo veamos como una puerta de entrada para explorar lecciones más profundas y sanar.

La Psicología Espiritual como “disciplina” parece muy novedosa y como que está de moda o a la vanguardia del crecimiento personal y la transformación…. pero es algo muy antiguo que más bien estamos empezando a recordar.

Es importante darnos cuenta y CREÉRNOSLA que somos una unidad, que estamos bien tal y como somos… La Psicología Espiritual hace énfasis en aquello que nos nutre el alma tanto como el cuerpo, la mente o el corazón… Nos da el marco de referencia y el apoyo, paso a paso, para vivir de tal forma que podamos expresarnos en plenitud y que podamos compartir con el mundo nuestros dones únicos.

Vamos a darnos la oportunidad de ver la sabiduría que hay en nuestros retos de vida, con nuestras relaciones, con la comida, con la salud, con el dinero, con nuestra imagen corporal, con nuestro trabajo o vocación, con nuestra sexualidad, para tener una vida más plena.

#vidaplena #Perspectiva #PsicologíaEspiritual #CrecimientoPersonal

35 vistas

Mónica del Valle

PsicoNutrición-México

Nourishing Psychology

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • w-googleplus